Nosotros en la noche, Kent Haruf

Jamás pensé que las redes sociales fueran a darme alegrías; era de la opinión de que tanta foto falsamente conseguida no llevaba a ninguna parte, pero me equivocaba. Y tengo que darles las gracias a mis alumnos, ellos me enseñaron que lo de los seguidores no era algo propio de adolescentes y que había todo un mundo por conocer. Así, descubriendo que existe una comunidad dedicada a los libros encontré la página Leer es vivir dos veces. Leo todo lo que publica, apunto cada libro que recomienda, y nunca falla. La novela de la que os hablo hoy la leí gracias a Gabriel, el profesor universitario que se encarga de darle vida al blog: pasad a echarle un vistazo, os aseguro que os vais a quedar.

Nosotros en la noche es la novela más deliciosa que he leído en mi vida, y la prosa de Haruf llevaba esperándome más tiempo del que soy capaz de imaginar. Tengo otras dos novelas suyas en la recámara que voy a intentar dosificar, porque escribe para que sus historias sean paladeadas, y no devoradas. Me cuesta enfrentarme a las reseñas de las obras que me dejan huella: me imponen, me abruman, las palabras se atascan y sólo soy capaz de suspirar mientras las rememoro. Pero lo voy a intentar.

Sigue leyendo

La retornada, Donatella Di Pietroantonio

Cuando te proponen leer una novela cuya protagonista es expulsada del único hogar que ha conocido para devolverla con su familia biológica, te preparas para lo peor. Esto es, una novela llena de dureza, con escenas crudas, llantos, rechazos y preguntas. Pero mi experiencia ha sido diferente: la novela cuenta con todos esos elementos, pero la ternura se impone de un modo contundente, y vence, finalmente, vence.

La retornada es la historia de una muchacha que no tiene nombre, que pasa de unos padres a otros cuando cumple trece años, que transita entre dos mundos muy bien diferenciados, que se ve obligada a elegir entre lo que quiere y lo que le gustaría querer.

Sigue leyendo

Silverville, Victoria Álvarez

Cuando era pequeña odiaba las películas del Oeste americano, no me gustaban nada, me aburrían: siempre veía a un tipo enfadado y silencioso entrar en el famoso saloon con cara de pocos amigos y dispuesto a rescatar a “la chica”, como siempre llamaban a cualquier dama que apareciese en pantalla. Quizá por eso pueda sorprender que haga una reseña de una novela ambientada en el mismo lugar que esas películas. Tengo que decir que hace años que me reconcilié con el género, primero desde un punto de vista cinematográfico y, desde hace unas semanas, con el western literario. Y es que esta autora hace magia y en ocasiones logra lo imposible: sorprender con dos mujeres como protagonistas en una historia llena de venganza.

Sigue leyendo

El silencio de Raquel, Alberto Martín

Cuando supe que un autor segoviano había escrito una novela negra ubicada en la que fue mi ciudad durante dieciocho años no tuve más remedio que leerla. Quizá leerla sea poco para definirlo: la devoré. Sus trescientas páginas volaron y, lo mejor de todo, es que me hizo reflexionar, y mucho.

Pero comencemos por el principio. Esta historia arranca en una estación de tren: Patricia y Maxi están a punto de comenzar sus ansiadas vacaciones cuando un mensaje en el móvil de ella lo cambia todo. Sin mediar palabra, sale del tren y deja a su novio dentro, sin saber qué está ocurriendo ni por qué Patricia se ha marchado. Será la última vez que la vea con vida. No descubro mucho ya que todo esto sucede en las primeras páginas y no olvidemos que esta es una novela negra, así que va a haber crímenes. Unos cuantos. En cuanto Maxi vuelve a Segovia acude a la comisaría a denunciar la desaparición de su novia y se pone en marcha toda la maquinaria necesaria para saber qué motivos han llevado a Patricia a desaparecer.

Sigue leyendo

Las largas sombras, Elia Barceló

¿Cómo hacemos para volver al pasado si llevamos toda una vida huyendo de él? ¿Con qué excusa regresamos al origen si hemos cambiado incluso nuestro nombre para poner distancia? ¿Cuánto tiempo se puede cargar con el peso de un error? Esta novela narra la historia de un secreto guardado por siete adolescentes durante más de treinta años y de las consecuencias que tuvo en sus vidas.

Supongo que con esta presentación ya no hay quien se resista, pero si añado que la obra la firma Elia Barceló, entonces se acabaron los pretextos para no correr a la librería a por Las largas sombras. El verano pasado leí El color del silencio, primera obra que caía en mis manos de la autora, y se convirtió en una de las mejores lecturas del año. Me sorprendió todo: su prosa, la historia, lo bien hilada que estaba la trama, cómo manejaba los tiempos y los saltos constantes entre pasado y presente, el perfil de los personajes, tanto protagonistas como secundarios… una auténtica joya. Con esta premisa no es difícil imaginar que estaba deseando volver a leer algo suyo, y no me ha defraudado, todo lo contrario: ahora no sé cuál de las dos novelas me ha gustado más. Son completamente diferentes, pero se percibe su sello personal en cada letra, y eso se agradece. Vamos a por Las largas sombras.

Sigue leyendo