Por encima de la lluvia, Víctor del Árbol

Víctor del Árbol reaparece con su novela Por encima de la lluvia, una obra perfecta sobre las relaciones humanas.

Al principio pensé que el modo en que me llegó la novela me estaba influyendo en la lectura: ha sido el primer envío de la caja de Bookish que aparecerá cada mes como por arte de magia en mi casa y la puesta en escena no podía ser mejor. Pero me equivocaba, porque el envoltorio al fin y al cabo no es más que eso, envoltorio, y esta novela seguiría siendo de las mejores que he leído aunque me hubiese encontrado con los folios desnudos, recién impresos y sin unir. El caso es que tampoco ha sido así, la edición, muy cuidada, tiene como carta de presentación una cubierta que asusta y atrae a partes iguales y que supone un leve, sólo leve, preludio de lo que hay entre sus páginas. Víctor del Árbol ha escrito una absoluta maravilla. Adentrémonos en ella.

Esta historia tiene varios protagonistas y muchos secundarios, distintos lugares y saltos en el tiempo. Es imposible perderse porque el autor ha sabido unir a todos y a todo con un hilo invisible que guía al lector a través de casi un siglo y lo mueve desde la sensualidad de Tánger hasta la fría Suecia. Como siempre, vamos a comenzar con un pequeño resumen.

Helena es una mujer fuerte que parece que no le teme a nada porque ya ha experimentado todos los miedos: de madre inglesa y padre español, su infancia se truncó de golpe en el mar Mediterráneo. Ahora, en el ocaso de su vida, vive en una residencia en Tarifa, donde no se resigna a ser una anciana sin ilusión. Miguel es todo lo contrario a ella: recto, hombre de rutinas, viudo y con una hija. Desde que falleció su esposa vive solo y últimamente se ha dado cuenta de que hay algo que no termina de funcionar del todo bien: cada vez tiene más lagunas, no recuerda cómo ha llegado a los sitios o qué hace en ellos. Le diagnostican Alzheimer y el mundo se hunde bajo sus pies. La vida, el destino o la simple casualidad hacen que vaya a parar a la misma residencia de Helena. Y ambos se conocen. Y de paso los conocemos nosotros también.
Yasmina vive en Malmö, en Suecia. En una parte de la ciudad y de la realidad que poco tiene que ver con esa sociedad hipercivilizada que tenemos en mente: ella no puede estar más alejada de las casas de madera, del mundo sostenible, de las bicicletas en el salón, de los niños rubios y de los muebles de Ikea. Su vida pertenece a otros: a sus veintitrés años paga la deuda que contrajo su familia tiempo atrás y por la que no ha querido preguntar.
Todos estos personajes tiene algo en común, como ya he apuntado antes hay un hilo que los une, ni ellos mismos lo saben pero sus existencias caminan de la mano anudadas por una cuerda atávica que los lleva y los trae a lo largo de 500 páginas.

Como ya es costumbre en mis reseñas, no quiero desvelar nada más del argumento porque buena parte del éxito de la novela consiste en ir desgranando poco a poco las vidas de estos tres personajes y la de aquellos con los que interactúan, con los que viven y con los que sueñan. También con los que mueren, porque hay algunos que desparecen sin remedio y otros, como Miguel, que luchan por no desaparecer, por no olvidar.

No hay un único tema, se tratan y retratan algunos tan variados como la enfermedad que llega sin avisar, la vejez y lo que se espera de ella, los malos tratos y el modo en que la sociedad se enfrenta a ellos, la memoria y la desmemoria, las lacras sociales, la hipocresía, la deslealtad, el amor en todas sus formas, las relaciones pero, sobre todo, esta novela habla y grita sobre la esperanza. Enseña a no rendirse, a seguir adelante pese a todo, incluso cuando se supone que ya está todo hecho. Cuando no se puede esperar nada de un anciano senil cuya vida parece vacía, entonces nace esta historia.

Casi no me atrevo a hablar del estilo: Víctor del Árbol se ha convertido en uno de mis escritores favoritos y en parte es gracias al modo en que maneja el lenguaje. Moldea las palabras a su antojo para conseguir frases que se convierten en sentencias en la memoria. Es depurado, elegante, duro y sincero, aterrador, verdadero, honesto, preciso y elevado. Me quedo sin adjetivos que intenten definir su escritura y gasto todos los elogios para esta novela.

Creo que últimamente soy una lectora con suerte, las novelas que van llegando a mis manos, ya sean compras, regalos o préstamos, me están encantando. No todas por igual, claro: hay algunas que me entretienen y consiguen que olvide que también tengo que comer o dormir, hay otras que me conmueven y logran que rompa a llorar en medio del salón mientras leo para asombro de quien me acompaña, otras van conmigo a todas partes, aunque sepa que no voy a tener tiempo para leer, por si acaso, nunca se sabe dónde o cuándo tendremos que esperar. Por encima de la lluvia las ha superado a todas: la he degustado releyendo páginas enteras, la he soñado cuando me quedaba dormida, la he pensado mientras me tomaba un café, la he llevado en mi mochila mientras la leía y, ahora que la he terminado, la llevaré conmigo siempre: haré como Miguel, intentaré por todos los medios no olvidar, recordar, anclarme a un nombre, a un olor, a un sonido.

Esta vez no es una recomendación, es una obligación: leed Por encima de la lluvia. Leed a Víctor del Árbol.

Por encima de la lluvia Por encima de la lluvia

Víctor del Árbol

509 páginas

Ediciones Destino

 

17 comentarios en “Por encima de la lluvia, Víctor del Árbol

  1. María, con esos comentarios tan tentadores sobre libros…haces que piense que, para reyes, como regalo tengo que pendir mas tiempo, o quizas otra vida, para leerlos todos…Estoy contigo, Victor del Arbol es un grandisimo escritor…’La vispera de casi todo’ fue una de mis recomendaciones que nos pidieron para el club y un libro que me encantó…’Respirar por la herida’, ‘Un millón de gotas’ y’ La tristeza del samurai’..están en mi estanteria listos para leerlos pronto y a tu disposición si quieres leerlos.. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

  2. Estaba en el dique seco después de tanto leer novela negra, llevo varios días sin saber que leer, qué raro con todas tus recomendaciones, no encontraba manera de decidirme y acabo de leer esta reseña tuya y ya lo tengo claro, muchas gracias María.

    Le gusta a 1 persona

  3. Cada vez estoy más convencida de que los libros llegan en el momento oportuno a la vida de cada uno, lo dicho, me voy a comprar este que cuanto más leo la reseña más me apetece y más me gusta la idea.

    Le gusta a 1 persona

  4. Leí en su momento el Premio Nadal, La víspera de casi todo, y me sorprendió muchísimo: no conocía Víctor del Árbol y me pareció una novela buenísima. Con esto que cuentas esta también la leeré.

    Le gusta a 1 persona

  5. Me encanta este autor. Lo que he leído de el me ha encanchado hasta olvidarme de lo que me rodea. Como no, su última novela está en mi lista de pendientes. Al igual que Belén, voy a pedir a los Reyes mas tiempo para poder leer.
    Besos y gracias por compartir tus lecturas.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s