El funeral de Lolita, Luna Miguel

Llegamos a la reseña de la novela de la discordia, la que más está dando que hablar en las últimas semanas en redes sociales: ha provocado reacciones de todo tipo, desde la indignación al enfado, del “esto es puro marketing” al “simplemente no tenía que haberla leído”. A mí me ha sucedido lo contrario, me ha parecido atrevida, original, valiente y lasciva. Para quien no le guste este tipo de lenguaje lo advierto desde ya, a esta autora le gusta llamar a las cosas por su nombre y no se anda con eufemismos innecesarios, y sí, el léxico soez aparece mucho, pero es que ese también es nuestro léxico. Personalmente, a mí no me molesta, nunca lo ha hecho, y si alguien a estas alturas se rasga las vestiduras por leer una novela en la que el sexo no sólo se hace sino que también se habla, quizá debería leer otra cosa.

La protagonista de esta historia es Helena, una mujer en la treintena de la que pronto sabremos que escribe unas peculiares críticas gastronómicas y a la que le gusta mucho el vino, el blanco, porque el tinto no puede ni verlo. La conocemos cuando recibe un mensaje de una amiga y antigua compañera del instituto diciéndole que Roberto ha muerto. Esto hace que tenga que volver al Alcalá de su adolescencia, ciudad que dejó atrás hace muchos años y a la que no tenía ninguna intención de volver. Su vida ahora está en Barcelona, con su pareja Seb (a quien personalmente no soporto) y, sobre todo, con su trabajo. En el viaje se irán desgranando pinceladas de su pasado, aquel que la marcó tanto, y de Roberto, que resulta ser su profesor de Literatura del instituto, con el que tuvo una relación cuando ella tenía 15 años. A lo largo de las páginas veremos los pensamientos de la Helena adolescente y de la adulta, pensamientos que coinciden, en los que ella es perfectamente consciente de que se enamoró e hizo todo lo que hizo porque su cuerpo le gritaba que lo hiciera. Hay escenas duras, en las que es presionada, en las que un hombre 24 años mayor que ella domina intelectualmente la situación, y es por esa intelectualidad por la que ella se ve seducida sin remedio. Parece que lo ama y lo odia a partes iguales, por lo que están haciendo, porque no está segura de nada y porque él no debió haberlo hecho. Esta iniciación al sexo resulta demoledora. Y no es una relación sencilla, está llena de matices y contradicciones, por lo complejo de la situación y porque ella no siempre quiere estar con él.

Se reflexiona sobre muchas ideas: no sólo sobre el sexo entre una adolescente y un adulto en el departamento de Lengua del instituto, sobre el placer y el dolor de lo prohibido, sino también sobre la propia identidad, la mentira, la soledad que ella siente, la necesidad y la imposibilidad de contarlo, la muerte, el conflicto entre el deseo y la ética, entre el bien y el mal, sobre el propio lenguaje, la Literatura, que sirve de hilo conductor a esta relación, y la traición.

A esta Lolita del siglo XXI le prometieron que escribirían su historia, pero prefiere hacerlo ella misma: a su edad ya no le impresiona el hombre que sabía más que ella y que, ahora, está muerto.

Puede que haya quien esté llevándose las manos a la cabeza pensando que esta es la historia de un pederasta con una niña y, sin embargo, no es eso lo que la protagonista quiere transmitir desde su edad adulta; al menos a mí no me lo ha parecido. Helena reflexiona mucho sobre cómo se sentía con 15 años y sobre su propia identidad en ese momento. No hay que leer esta novela preparados para juzgar a los personajes, sino para intentar entender todo lo que ella nos tiene que contar, para comprender sus fantasmas, sus filias y sus fobias, sus anhelos y sus más profundos temores.

Bajo mi humilde punto de vista, una historia más que recomendable, que se devora en un asalto y que, sin embargo, deja un poso en la memoria. Y cada uno tenemos la nuestra.

El funeral de Lolita El funeral de Lolita

Luna Miguel

192 páginas

Editorial Lumen

4 comentarios en “El funeral de Lolita, Luna Miguel

  1. Me ha gustado mucho esta reseña porque es la primera que leo que coincide con mis impresiones de la novela; a mi sí me ha gustado, es la visión de la “Lolita” en lugar de conformarse con la voz del hombre que se obsesiona con ella y la malea a su antojo. Y además es breve, se hace corto, por lo que no entiendo tanto escándalo.

    Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  2. Aunque el tema es interesante, creo que con esta novela Luna se confirmó como una mala escritora. Los lectores no deben pagar por los experimentos literarios de los autores, especialmente cuando muestran como este es el caso que escribieron algo para llegar a fechas de entrega, apurados.
    La verdad me gusta lo que mueve Luna en lo literario, siempre recomienda buenas lecturas, pero creo que debe darse cuenta que la escritura es algo más que confesar tu vida en tantos remakes literarios. En mi adolescencia fue una de mis autoras favoritas, pero después de esta novela creo que no invertiré mi dinero en lo que escribe. Una lástima porque con la de tiempo que lleva en el mundo literario y las lecturas que dice que lee en su IG parece que no se ha pulido mucho. Humilde opinion.

    Me gusta

Responder a Teresa Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s