Rendición, Ray Loriga

Esta ha sido una novela diferente, directa al pensamiento y a la razón, llena de situaciones imposibles que asustan por si se hacen realidad, de metáforas clarísimas. Supongo que podría haber sido la historia de cualquiera. Esta es la historia de Rendición.

No soy una lectora muy asidua de distopías, me parece que el mundo en que vivimos la mayoría de las veces ya es lo suficientemente triste como para añadir más desgracia conociendo futuros catastróficos. Pero en esta ocasión todo es diferente. El Premio Alfaguara 2017 es una distopía disfrazada de utopía, donde nada es lo que parece, aunque el lector desconfíe desde el primer momento. Personajes sin nombre, supervivientes de una guerra entre no sabemos quién ni por qué, que se ven obligados a abandonarlo todo para empezar de nuevo. O no.

Sigue leyendo

El último regalo de Paulina Hoffmann, Carmen Romero Dorr

Lo confieso: este es uno de los libros que compré por su portada. No suelo hacerlo, de hecho es bastante insólito que ese sea el único motivo para que me haga con un ejemplar pero es que este caso me cautivó. Vi elegancia, nostalgia, relaciones familiares y viajes. Y no iba nada desencaminada. Es la primera novela de Carmen Romero Dorr, pero no su primera incursión en este mundo: editora de uno de los grandes grupos literarios de este país, conocedora de los detalles que hacen que una obra se convierta en una apuesta segura, ha sabido manejar los elementos para construir una historia sin fisuras en la que el gran protagonista es el amor en todas sus vertientes. No es una novela histórica, aunque parte de ella está ambientada en la Segunda Guerra Mundial y en el Madrid de la Posguerra, tampoco es una historia romántica, aunque sí hay amor. Es todo eso y mucho más, y en menos de 400 páginas.

Sigue leyendo

La ciudad de las mujeres desaparecidas, Megan Miranda

Volvemos con un thriller, y uno de lo más original. Elegí esta novela por las buenas críticas que había recibido y la verdad es que ha sido todo un acierto. Primera incursión en Lince Ediciones y también primera novela que leo de la autora. Acaba de publicar la segunda y espero que pronto llegue a España.

Pero comencemos por el principio. Nos encontramos a una protagonista, Nicolette, una mujer que está en su mejor momento: trabaja en algo que le encanta, vive en una gran ciudad y se acaba de prometer con su novio, Everett. Pero su situación familiar hace que tenga que volver al pequeño pueblo del que procede, uno situado en la América más profunda, uno de esos lugares en los que todo el mundo se conoce, para bien o para mal. Daniel, el hermano de Nicolette, la informa de que tienen que vender la casa en la que han vivido siempre para poder pagar la residencia en la que está internado el padre de ambos, que sufre demencia. Los gastos se acumulan y esa es la única solución. Pero para Nicolette volver a sus orígenes es lo peor que le puede pasar, o eso cree: salió de allí diez años antes de que empiece la novela y el último acontecimiento que tuvo lugar fue la desaparición de su mejor amiga, Corinne. Nunca se supo qué fue lo que sucedió, nadie sabe si la asesinaron o no, y el misterio jamás fue resuelto. El regreso a Cooley Ridge, el pequeño pueblo, coincide con una nueva desaparición, la de Annaleise, vecina de la casa de nuestra protagonista y ligue actual de su ex novio.

Sigue leyendo

Forges

Hay semanas que deberían pasar como segundos y días en que es mejor no levantarse de la cama, con la esperanza así de no enterarse de nada. Eso me sucedió a mí ayer y supongo que a muchos de los que hoy estáis leyendo estas líneas. Porque ayer se despidió para siempre una parte de la historia de este país: ayer se fue Antonio Fraguas, Forges. Y digo una parte de la historia porque él supo plasmar como nadie quiénes somos: cada día, con su viñeta, nos ponía ante un espejo que reflejaba nuestras vergüenzas y también las mayores virtudes. No dejó tema sin tocar y sin dibujar: educación, política, feminismo, corrupción… y siempre lograba sacar una sonrisa en el rostro de aquellos que nos asomábamos a la página de opinión de El País.

Sigue leyendo

Un amor, Alejandro Palomas

Hay novelas que merecen ganar mil premios y ser leídas por todos los ojos; merecen ser devoradas o paladeadas, según tengamos el día; merecen que las leamos en la cama, huyendo del frío, o en una terraza, buscando algún rayo de sol que nos ilumine. Son esas que dejan resaca, las que logran que no vuelvas a leer otra cosa en días, porque lo que has sentido ha sido tan intenso, tan de verdad, que parece que abrir una novela nueva sea una infidelidad. Hay personajes que se ajustan tanto a la medida de un lector que se convierten en familia, y qué familia. Todo eso es Un amor. Y esto no ha hecho más que empezar.

A estas alturas estoy segura de que todo el que esté leyendo esta reseña ya sabe que Alejandro Palomas ha sido el ganador del Premio Nadal 2018 con Un amor. Y yo no puedo alegrarme más porque es uno de mis autores favoritos. Tiene un estilo particular y delicioso, que acaricia y hiere a partes iguales, que enamora como pocos. Destaca por su sencillez, su elegancia, por mostrar los sentimientos sin pudor: araña el corazón y luego lo cura. A mí me conquistó hace unos años con Una madre, la carta de presentación de unos personajes que desde entonces se han quedado conmigo. Repitió con ellos en Un perro y lo hace de nuevo en esta novela. Siempre recomiendo que se lean en orden pero esta vez no es necesario: ha sabido dosificar la información y manejar los saltos en el tiempo con una precisión tal que quien ya conozca a Amalia en esta novela descubrirá cosas nuevas, y quien no la conozca que se prepare, porque ya no va a poder olvidarla.

Sigue leyendo